El Arte Adivinatorio de la Quiromancia

 

El Arte Adivinatorio de la Quiromancia cuenta con remotos e imprecisos orígenes, pero se sabe que se originó aproximadamente a la vez que la astronomía y las matemáticas. Civilizaciones tales como la mesopotámica, la china y la de América precolombina supieron utilizarla para determinar la forma de ser y el futuro de la persona a la que estaban analizando. Este arte de la adivinación está intrínsecamente vinculado al pueblo gitano porque fueron los únicos que, durante la oscura Edad Media, mantuvieron encendida su llama por Europa.

Las Partes de la Mano

Para comenzar, debemos dividir nuestra mano en cuatro, obteniendo una parte izquierda y otra derecha, a la vez que una superior y otra inferior. El cuadrante superior del lado del dedo pulgar corresponde a la ambición y a las metas que la persona se traza en la vida. El cuadrante inferior de ese mismo dedo representa los deseos, impulsos e instintos. El área superior del lado del meñique significa la comunicación y las emociones, mientras que la parte inferior de este mismo dedo representa la parte abstracta e interior de la persona.

Luego compararemos los dedos con la palma: si son los primeros los que se roban el protagonismo de la mano, estamos ante una persona espiritual, mientras que si es la palma la predominante, entonces se trata de una persona con los pies sobre la tierra.

Los Montes

Los montes son aquellas zonas dentro de la palma de la mano que son como unas almohadillas. Los más importantes son dos y se denominan monte de venus y monte de la luna. El primero está debajo del dedo pulgar, mientras que el segundo se encuentra debajo del dedo meñique, pero en la base de la mano y al borde de la misma.

Si el mote de venus está muy desarrollado, indica que la persona es muy apasionada y su libido está por las nubes, mientras que tendría falta de delicadeza y elegancia. En el caso de tenerlo poco abultado, esto significa que la salud será siempre frágil. Si es un monte bien redondeado, se trata de alguien saludable y alegre.

Un monte de la luna normal indica una persona con aptitud para las letras y las artes, pero que en ocasiones carece de inspiración. Si es muy prominente, es una persona supersticiosa y se enoja con facilidad. Un monte hundido quiere decir que la persona tiene muchas dificultades para relacionarse socialmente y poca imaginación. Cuando es liso, significa que quien lo porta es escaso de sentimientos.

La Línea de la Vida

Es la más consultada de todas las líneas de la mano, ya que es aquella que indica, entre otras cosas, cuan larga será la vida de la persona. Si se inicia exactamente en la mitad de camino entre el índice y el pulgar, denota a una persona sensible y equilibrada, pero muy influenciable por los demás. Si se inicia más cerca del índice, es una persona ambiciosa, mientras que si lo hace más cerca del pulgar, nos muestra a una persona apocada e introvertida.

Su finalización es tan importante como su nacimiento. Si finaliza luego de haber rodeado al monte de venus, casi en la muñeca, es una persona familiera y hogareña, mientras que si termina en el centro de la palma, tenemos a alguien que ama las aventuras y los viajes.

Cuando la línea es larga y bien marcada, indica longevidad.

 

 

 

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Artículos Relacionados