Conoce las Virtudes y Defectos de las Personas del Signo Libra

Lo Bueno y Malo del Signo de la Balanza

Ellos son sencillamente encantadores. Su aspecto etéreo y vaporoso te hace pensar que estás frente a uno de esos legendarios personajes de Dickens. Su impronta retro, sus modales y la fantasía con la que viven día a día los convierte en seres que parecen haber sido moldeados según el capricho del algún excéntrico dios. Hay mucho que los nacidos bajo la influencia de la balanza tienen para dar, pero también hay otro tanto que le sacan a la vida y nunca le devuelven. Quédate y descubre las dos caras de la moneda de los Libra.

Virtudes de los Libra

Soñadores: cuando se sueña, se cree que todo es posible, por lo que siempre estaremos haciendo cosas para lograr aquello que queremos.

Estetas: un Libra puede convertirte un galpón en un palacio. Sólo facilítale unas telas, unos colores, un clavo y un martillo y tendrás un espléndido lugar para vivir en dónde creías que no podría haber nada más que gris.

Conciliadores: donde hay una persona nacida en octubre, no hay desavenencias. Son excelentes padres porque saben hacer que sus hijos lleguen a un acuerdo. Del mismo modo, resultan perfectos diplomáticos. Para ellos, lograr que dos partes se pongan de acuerdo, es un juego de niños.

Positivos: saben encontrarle el lado bueno a las cosas. Siempre ven el vaso medio lleno, nunca la parte vacía. Vivir a su lado es una fuente de inspiración en sí misma.

Artísticos: en el pasado esta característica podía haber sido considerada una desventaja. No obstante y dada la importancia que ha adquirido el Arte, hoy nos topamos con esta, quizá la mayor virtud de los libranos. Ellos ven y hacen Arte en todo.

Creativos: las ideas nunca faltan en la cabecita de las balanzas. No todas son útiles y prácticas, pero siempre es mejor a estar falto de creatividad.

Defectos de los Libra

Aprovechados: ¿quién iba a pensarlo? Pero lo cierto es que las balancitas son perfectas para encontrar ese huequito en el que acomodarse y vivir a costa de la generosidad ajena o, peor aún, de su ingenuidad.

Holgazanes: no es que sean perezosos en todo momento de su vida, pero ocurre que suelen tener etapas en las que es muy difícil hacerlos mover un dedo… ¡y eso resulta verdaderamente exasperante!

Exigentes: tienen la mala costumbre de exigir más de lo que están dispuestos a dar. Esta característica está más marcada en los hombres que en las mujeres. Por esta razón resulta muy difícil convivir con estos nativos. ¿Te imaginas que el recibimiento que tengas por la noche sea un dedo que pasa por un mueble y sale embadurnado en polvo? Pocas mujeres resisten esa mirada inquisidora al mostrales el sucio dedo.

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Artículos Relacionados