La Diosa Venus, la diosa del amor y la belleza

Deidad de los dioses y madre de Rómulo

De la unión entre Venus y Marte nació el legendario Rómulo, pero su lista de amantes no se limita al dios de la guerra, sino que también fueron Poseidón, Mercurio, Eneas y Adonis los afortunados que pudieron amarla. El aborrecimiento que sentía por su esposo la lanzó en brazos de un sinfín de bellos dioses que la amaron, mientras que su belleza la proveyó de una larga lista de dioses que se disputaban su amor. Hoy conocerás a Venus, la diosa del amor y la belleza.

Historia de la diosa Venus

Venus es la versión romana de la diosa griega Afrodita. Las cualidades de esta última fueron en parte suavizadas por los romanos, pero su rol es el mismo.

Hay diversas versiones acerca de su origen. Uno de ellos afirma que era la hija de Júpiter y Dione, mientras que otra asegura que tuvo origen cuando Saturno cortó los genitales de Urano, su padre, y los lanzó al mar. Fue entonces que se mezclaron con la espuma de mar y tuvo lugar la creación de Venus.

El rol de la diosa Venus en la Guerra de Troya

Si bien todos conocemos a Helena como la belleza que dio origen a la Guerra de Troya después de que Paris la raptara, no es tan conocido el rol de la diosa Venus en este conflicto.

Ocurrió que la Discordia lanzó una manzana de oro entre las diosas, con la controversial inscripción: para la más hermosa. Por supuesto que todas las diosas querían ser la destinataria de la manzana, pero finalmente quedó para ser disputada entre Minerva, Juno y Venus. Las diosas le dieron el poder a Paris para que decidiera y él nombró a Venus. En agradecimiento, Venus lo ayudó en su empresa de raptar a Helena y la guerra se desató por esa causa.

¿Por qué Venus debió abandonar el Olimpo?

A pesar de su hermosura, a Venus no se le regaló la gracia de poder elegir a su esposo, sino que fue Júpiter quien lo hizo por ella. A modo de agradecimiento por haber creado el rayo que le permitió a Zeus derrotar a los gigantes en el combate que sostuvo con ellos, Júpiter decretó que Venus se casara con Vulcano, el herrero del Olimpo.

Lamentablemente, para Venus su esposo era repulsivo por ser rengo, entonces se entregó a decenas de amantes, tanto dioses como mortales. Sin embargo, un día no fue lo suficientemente hábil para esconderse de forma adecuada y fue sorprendida por su marido. Ante semejante vergüenza, Venus decidió abandonar el Olimpo durante un tiempo.

Venus también fue madre de Anteros y Cupido. Este último la sucedió en sus tareas relacionadas al amor.

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Artículos Relacionados