Tarotistas y videntes – ¿qué diferencia hay?

Es un error común creer que tarotistas y videntes son lo mismo. Si bien ambos se dedican a ver aquello que nosotros no vemos a simple vista, se basan en técnicas diferentes y el conocimiento llega a ellos por fuentes totalmente distintas. Hoy exploraremos en ambas facultades para que ya no tengas duda si te conviene más consultar con un profesional del Tarot o con uno de la videncia.

Resulta muy fácil confundir a un tarotista con un vidente. Por eso hoy te traemos las diferencias fundamentales entre el Tarot y videncia, así podrás distinguir entre un profesional y otro y hacer tu consulta con el que mejor se adapte a tus necesidades.

Diferencias entre tarotistas y videntes

  • Forma de ver las cosas: mientras que un vidente puede no necesitar nada para ver el futuro, un tarotista no puede visualizar nada sin su mazo de cartas. En algunas ocasiones, el llevarle al vidente una prenda o un objeto de la persona de la cual necesitamos predicciones es de gran ayuda. Sin embargo, muchas otras alcanza solo con su nombre o fotografía. Estas formas de canalizar son inconcebibles para un tarotista, ya que este necesita de los arcanos para interpretar un mensaje. El vidente puede llegar a ver los hechos como si pertenecieran a una película. En cambio, el tarotista no tiene esa clase de visión, ya que solo puede realizar una interpretación de la combinación de arcanos que se despliega ante sí.

 

  • Lo que ven: lo que ven, o perciben, es completamente diferente, los videntes son capaces de ir hacia atrás o hacia delante en la vida de la persona. Los acontecimientos se le presentan de forma vívida. A veces alcanza con tan solo tocar una prenda de vestir de la persona para que perciban su energía. Por esa razón es que son muy requeridos para investigaciones relacionadas con desapariciones de personas. Ellos son capaces de percibir si la energía de la persona aún está en este plano o no. Por su parte, un tarotista lee el mensaje, pero no percibe nada a través de su conciencia.

 

  • Estudio vs desarrollo: es posible nacer siendo vidente, pero nunca tarotista. Mientras que el Tarot es una mancia que se estudia y se transmite a través de enseñanzas, la videncia puede ser una cualidad innata. Las personas que quieren entrenar su videncia, pueden hacerlo. Hay formas que permiten el desarrollo de esta facultad, ya que todo se trata de ejercitar el cerebro para que logre tener visiones. Pero cuando hablamos de Tarot, no cuenta la herencia que hace que la videncia se transmita dentro de a familia, de generación en generación. La persona que quiera convertirse en un experto del Tarot, tiene por delante muchos libros para leer.

¿Qué esperar de un vidente?

El vidente podrá acceder a diferentes instancias de tu vida y contarte qué es lo que va a sucederte o qué es lo que te sucedió. Te sorprenderá por la precisión con la que te cuenta acerca de detalles que solo tú sabías. No olvides que ellos ven todo como si estuviera sucediendo ahora mismo.

¿Qué esperar de un tarotista?

El tarotista necesitará de tu respuesta a una serie de preguntas, ya que todo lo que ve se encuentra en los arcanos del mazo de Tarot. Por ello es que se genera una interacción mucho mayor con un tarotista que con un vidente. A esto se le suma que cada arcano tiene diferentes interpretaciones, por lo que necesitará que lo guíes para encontrar la que pertenece a tu caso.

FacebookTwitterGoogle+WhatsApp

Artículos Relacionados